miércoles, 13 de marzo de 2013

Circular de Jules Ferry


México, D.F., a 11 de marzo del 2013.

“CIRCULAR DIRIGIDA A LOS MAESTROS, REFERENTE A LA ENSEÑANZA MORAL Y CÍVICA PARÍS, 17 DE NOVIEMBRE DE 1883.”
JULES FERRY
Es importante conocer los inicios de la organización de nuestro actual sistema educativo. Su origen es Francés y el iniciador es Jules Ferry, Presidente del Consejo, Ministro de Educación Pública y Bellas Artes. Tomó acciones que establecieron la gratuidad y obligatoriedad  de la enseñanza primaria, la formación de maestros y extensión de escuelas normales, pero su acción con mayor importancia fue suprimir la enseñanza de la religión católica sustituyéndola por la instrucción moral y cívica (1882).
En  1883 dirigió a los profesores una carta referente a la educación moral y cívica, porque como menciona Jules Ferry: “el valor de la nueva enseñanza debe depender, ante todo, de la idea que se forman de ésta  los profesores y del esfuerzo personal que le entregan”, ya que es cierto que depende del interés y compromiso que tengan cada uno de los profesores, no solo en esa época sino en la actualidad misma, la instrucción que se lleva a cabo dentro de un salón de clases.
Es importante reconocer la importancia de lo anticlerical dentro de la instrucción, ya que es así como se da mayor importancia a los conocimientos y a la enseñanza moral y cívica, porque es cierto que lo religioso concierne a la familia y a la iglesia.
Es en el hogar donde se heredan o adquieren las costumbres y creencias, siendo estas libres y variables de acuerdo a los diversos  contextos, pero la educación en cuanto a conocimientos es un derecho para todos.
Estoy de acuerdo con lo que menciona Jules Ferry en la circular en cuanto a que el profesor es “el auxiliar, el que suple al padre de familia”, porque es verdad que los alumnos observan nuestra conducta, siguen nuestros ejemplos, nos admiran, confían  en nosotros, somos fuente de inspiración y nos escuchan.
La responsabilidad de un docente es muy grande ya que con el ejemplo se predica, y es aquí donde recae la importancia de nuestra labor. Nosotros tenemos que inculcar en los alumnos la moral común, trabajarla día a día con hechos para que sea significativo.
Es sorprendente descubrir que desde hace ya bastantes años se observaba la  importancia de la familia y la sociedad en la educación de sus hijos, porque siempre buscan su bien y convertirlos en personas honestas. Lo que no me queda claro aún es que siempre se solicitó a los profesores atender a los alumnos con paciencia, con firmeza y  con dulzura, no se menciona el tan mencionado tradicionalismo de años atrás, entonces no concibo  por qué hoy en día siguen existiendo profesores tradicionalistas que no ponen en práctica la solicitud de Jules Ferry.
Los profesores tienen una ardua labor, no por lo teórico como menciona Ferry si no por lo humano, ya que no se trata solo de lecciones, también de ejercicios prácticos, esfuerzos, actos y costumbres, para que los logre llevar a cabo en su vida, de forma natural.
Me parece interesante conocer que en la circular se menciona la importancia de las experiencias de vida de los niños, ya que en la actualidad también es relevante tomar en cuenta las experiencias de los alumnos para planear, para despertar su interés, para que lo relacionen fácilmente con los temas y que los aprendizajes sean significativos.
La moral y la cívica no se pueden aprender como un recetario, porque no se trata de memorizar y llevarlas a cabo por obligación. Se predican  con el ejemplo y con la formación de un juicio propio en el alumno para que sea crítico  y valore sus actos para que aprenda a amarse, honrarse y a respetarse, para lograr así amar y respetar a los demás.
Al llevar a cabo una buena labor como docente obtendremos grandes satisfacciones, que nos permitirá formar en nuestros  futuros alumnos buenos ciudadanos  que convertirán el futuro de nuestro país por uno mejor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada